Talento para el Futuro, Los18 y mucho trabajo por delante.

Llevamos tanto tiempo escuchando en los medios de comunicación: “el paro juvenil registra su peor cifra”, que hasta hemos llegado a normalizarlo.


Se ha normalizado la precariedad laboral a la que los jóvenes se enfrentan. En la actualidad, el tener carrera, máster, experiencia laboral e idiomas no te asegura alcanzar un puesto de trabajo de calidad.


Se ha normalizado la fuga de cerebros, porque “como en España no encuentran lo que quieren, tienen que irse fuera”. Pero a la vez escuchamos como esos jóvenes estarían más que dispuestos a volver a España y poder desarrollar todo su potencial.


Se ha normalizado que los jóvenes no tengan capacidad de independencia ni puedan crear planes de vida a largo plazo debido a la inestabilidad laboral.


Sin embargo, no se ha normalizado la lucha contra estas injusticias en nuestra sociedad. O al menos hasta ahora.